PREBODA EN LAS BARDENAS

Ruth. Raúl. Maya. Y yo. Nada más.
La tierra roja, su lugar preferido en el mundo y un cielo con mil destellos que contrastaban con el paisaje lunar de las Bardenas pusieron el resto.
Felicidades, pareja. Y mil gracias por descubrirme vuestro particular oasis en medio de nuestro viaje por el desierto.

Comentario

No se publicará su Email Required fields are marked *

También te puede interesar…

Menu